2-3 años

Cuando nuestros alumnos y alumnas llegan al último curso, gozan de autonomía para muchas tareas: comen solos, comienzan a controlar efínteres, manejan ceras y pinceles, etc.

En este curso trabajamos partes del cuerpo más específicas, el uso del “yo”, la expresión de sentimientos, los miembros de la familia y sus diferentes relaciones, los animales de los distintos hábitats, etc.

Además de esto, se va ampliando el tiempo de concentración en las tareas, los momentos en que han de permanecer sentados o el nivel de las conversaciones.

En esta etapa ya trabajan con ceras, pinturas, pegamento, y la motricidad es cada vez más fina.

Por otra parte, disfrutan de cuentos, canciones, aprenden pequeños poemas y empiezan a divertirse con el visionado de películas y series infantiles.